10 Lecciones Aprendidas del Trabajo en Impacto Social - Acumen

10 Lecciones Aprendidas del Trabajo en Impacto Social

May 22, 2018

Diecisiete años de experiencia nos han enseñado mucho, pero aún nos falta mucho por aprender. Estas son las 10 lecciones aprendidas que nos dejan las -casi- dos décadas de ser una organización pionera en buscar innovaciones sostenibles para abordar la desigualdad y la pobreza.

1. EL OPUESTO DE LA POBREZA NO ES LA RIQUEZA, ES LA DIGNIDAD.

Primera lección. En el núcleo de la lucha para erradicar la pobreza existe algo profundo, y es el comprender que el opuesto de pobreza no es el aumento de los ingresos; el opuesto, es la dignidad. La dignidad es libertad, es poder elegir. La dignidad es nuestro anhelo humano más grande y fundamental; la dignidad nos permite ser visibles, ser tomados en cuenta y ser libres. La libertad es ese espíritu indomable que nos une como personas y constituye el rasgo más distintivo de nuestra humanidad.  

2. NI LA AYUDA ECONÓMICA NI LOS MERCADOS POR SÍ MISMOS RESOLVERÁN EL RETO DE LA POBREZA.

Segunda lección. No vamos a resolver los retos de la pobreza simplemente regalando dinero. Tampoco podemos cruzarnos de brazos y dejar que los mercados vayan por donde quieran ir generando desigualdad y marginalizando a algunos. Acumen se fundó sobre la idea de que entre la filantropía pura y el capitalismo puro hay una forma mejor de solucionar los retos sociales, una tercera vía. La llamamos capital paciente y consiste precisamente en el reconocimiento de que el dinero puede ser usado como un medio, y que no es el fin.

3. LA POBREZA DESCRIBE LOS INGRESOS DE UNA PERSONA, NO SU IDENTIDAD.

Tercera lección. Sólo cuando logramos ver más allá de la etiqueta de lo que comúnmente se ha definido como pobreza o pobreza extrema, dejamos de ver a quienes están en esta condición como una serie de problemas que se deben resolver y los vemos como seres humanos llenos de potencial. Por eso nos centramos en verlos como clientes. Como personas que, como nosotros, desean poder actuar con independencia y tomar sus propias decisiones. A nuestro modo de ver, el término pobreza describe los ingresos de una persona, no su identidad.

4. LOS PROBLEMAS LOCALES EXIGEN EQUIPOS Y SOLUCIONES LOCALES.

Cuarta lección. No tendremos éxito a largo plazo a menos que cultivemos líderes y comunidades locales que se comprometan a trabajar juntos para implementar soluciones sostenibles en el lugar donde viven. Por esta razón, hemos formado equipos locales fuertes en los países en los que estamos activos; y hemos conseguido el apoyo del ecosistema, tanto en transferencia de conocimiento, apoyo y financiación de fondos multilaterales, fundaciones, empresas privadas y líderes de opinión. Pensando y actuando a nivel local, podemos crear soluciones innovadoras y participativas que no sólo involucran a quienes queremos servir, sino que también sean útiles y efectivas.  

5. EL CAPITAL FINANCIERO NO BASTA.

Quinta lección. En la lucha contra la pobreza no hay soluciones milagrosas. Además de invertir, debemos crear nuevos sistemas y herramientas que nos sirvan a todos, no solo a unos pocos. Eso significa ver las inversiones como un medio y no como un fin. Significa cultivar un sentido de fellowship (es decir, cultivar la habilidad de tejer relaciones extremadamente fuertes usando como hilo conector un propósito común, las expectativas compartidas, la alineación de valores, la inversión mutua, la confianza y la responsabilidad de empujarse y apoyarse mutuamente) y celebrar a los héroes morales. Significa abrir nuevos caminos y exigir transparencia en todo momento. El capital por sí solo no basta para escalar el impacto de las organizaciones sociales o para hacer crecer las soluciones a retos sociales.

6. UNA TECNOLOGÍA FABULOSA POR SÍ SOLA NO ES LA SOLUCIÓN.

Sexta lección. Por muy bueno que sea un nuevo producto o servicio para los clientes en la base de la pirámide, casi nunca se vende solo. La gente compra lo que entiende, no sólo compra tecnología. Por eso es vital innovar en la entrega de los productos, la prestación de los servicios, las alianzas con distribuidores y los incentivos económicos adecuados. Por muy emocionante que sea un invento, o muy elegante que sea su diseño, el modelo de negocio tiene que funcionar en el mundo real!.

7. SI QUIERES CREAR NUEVAS SOLUCIONES, TIENES QUE ESTAR DISPUESTO A FALLAR.

Séptima lección. Hacemos grandes apuestas en modelos de negocio innovadores y en personas con un espíritu emprendedor. A veces no logramos lo que esperábamos, pero eso no importa. Si nunca fallamos, quiere decir que no estamos tomando suficientes riesgos. Si fallamos y realmente aprendemos de nuestros errores, inevitablemente llegaremos a entender mejor nuestras propias iniciativas, así como los sistemas que estamos tratando de intervenir, e inevitablemente daremos con mejores soluciones.

8. LAS ALIANZAS SON CLAVE PARA ESCALAR LO QUE FUNCIONA.

Octava lección. Para solucionar los problemas más complejos del mundo, es preciso que todos trabajemos juntos como parte de un ecosistema en el que estén presentes el gobierno, el sector privado y todos los distintos actores sociales. Aprendemos unos de otros, y gracias a aliados globales como Unilever, GE, IKEA, Ernst & Young, American Express y Bain, por nombrar algunos, estamos aumentando el impacto de modelos de negocio más inclusivos, con el fin de construir un mundo más equitativo.

9. LA CONFIANZA ES LA MEJOR MONEDA Y GANARSE LA CONFIANZA DE LOS DEMÁS TOMA TIEMPO.

Novena lección. Un beneficiario de una inversión de Acumen le prestó una lámpara solar a una mujer que vendía empanadas en la calle, para que la probara en su puesto durante un mes. Terminado el mes, ella le dijo que le encantaba la lámpara: le permitía ahorrar dinero, ya que no tenía que comprar queroseno; ganaba más, porque podía cerrar más tarde; y la luz la hacía sentirse más segura cuando volvía caminando a su casa. No obstante, se negó a comprar la lámpara cuando se la ofrecieron, alegando que no tenía forma de saber si el producto era de buena calidad. No hay moneda como la confianza, ni atajos para ganársela.

10. HACE FALTA UNA NUEVA CLASE DE LIDERAZGO MORAL, FUNDADO EN LOS VALORES.

Décima lección. No podemos esperar a que venga un líder a salvarnos. Tras 17 años de forjar caminos en la lucha contra la pobreza, llegamos a la conclusión de que nosotros mismos somos los líderes que hemos estado esperando; por eso estamos expandiendo nuestros programas de Fellowship en otras geografías, empezando por Colombia. Los líderes morales de hoy reconocen que tenemos una enorme oportunidad —que ninguna otra generación ha tenido— de hacer tangible la premisa de que todos los seres humanos nacemos iguales. Puede sonar cursi pero, si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo va a hacer? Si no se hace ahora, ¿cuándo se va hacer?

Other Articles From Our Blog

Press

A Prescription for the Doctor-Patient Language Barrier

Read More

Acumen Blog

Beyond Dialogue: Integrating and Empowering Women in Partnership with Social Enterprises

Read More

Acumen Blog

This Entrepreneur is Tackling Kenya's Sanitation Crisis

Read More

Get Our Newsletter To Stay Up To Date