Esta doctora pakistaní perdió su trabajo cuando quedó embarazada - Acumen

Esta doctora pakistaní perdió su trabajo cuando quedó embarazada

August 21, 2018

Esta es la historia de cómo cambió su vida y la de miles de mujeres.

Imagina que pasas toda tu vida soñando con ser médico. Te esfuerzas para poder estudiar medicina en la universidad, presentas y apruebas infinidad de exámenes complejos, te gradúas, empiezas a tratar pacientes, y luego, en un abrir y cerrar de ojos sientes que todo debe terminar, porque en la realidad en la que vives te dicen que no es posible tener una carrera gratificante y aún así dedicarte a tu familia.

En Pakistán, esa es una situación demasiado familiar para las doctoras. Aunque la cantidad de mujeres superan a los hombres en las facultades de medicina del país, más de la mitad nunca termina ejerciendo, y terminan renunciando a sus aspiraciones profesionales por complacer la mentalidad conservadora y tradicional de sus esposos y sus suegros. Para muchas familias, tener una nuera o bahu, que es médico, puede ser un símbolo de estatus pero, a puertas cerradas, insisten en que las esposas dediquen su tiempo a sus maridos e hijos.

Ver a algunas de las médicos más brillantes del país sentadas en su casa, mientras que casi la mitad de la población carece de acceso a atención médica, no tenía ningún sentido para la Fellow de Acumen, Sara Saeed Khurram. Nacida en una familia de clase media-alta en Karachi, Sara siempre supo que se convertiría en doctora. Su padre lo había decidido mucho antes de que ella naciera, pero Sara estaba feliz de complacerlo en ese sueño. También era muy consciente de los desafíos que enfrentan las mujeres en el campo. Mientras trabajaba para obtener su título, se preguntó: “¿Estoy estudiando para ser doctora? ¿Voy a trabajar como una? ¿O es solo una etiqueta que me hará más deseable para una propuesta de matrimonio? “

Finalmente obtuvo sus diplomas en Medicina y Cirugía de la prestigiosa Universidad Dow de Ciencias de la Salud, luego se convirtió en residente de radiología. Después de trabajar unos años, se casó y quedó embarazada, y poco después le pidieron que renunciara. “Me dijeron que tenía que irme porque la radiación dañaría al bebé y no tenían un programa que permitiera que una mujer embarazada regresara a trabajar después del parto. No hicieron nada ‘ilegal’, pero realmente estaba perdiendo mi carrera y todo por lo que había luchado”.

Ser obligada a renunciar a su vida como doctora era bastante difícil, pero Sara también tuvo problemas para convertirse en madre. Ella luchó contra la depresión posparto y luego tuvo aborto espontáneo. Fue durante estos meses más oscuros que Sara comenzó a pensar en aquellas mujeres que no tenían acceso a la atención que ella tenía y en aquellas médicos altamente capacitadas, como ella, atrapadas en su casa en lugar de estar ayudando a los demás. En Pakistán, sólo alrededor del 28% de las mujeres reciben atención prenatal y solo el 38% tiene acceso a la atención posnatal. El 40% de las mujeres tiene sus partos en casa, aumentando significativamente las posibilidades de complicaciones.

“Si perteneces a una élite o clase media alta, las opciones están disponibles”, dijo Sara. “Pero a medida que te acercas a la clase media baja, a las poblaciones de bajos ingresos y comunidades rurales, encontrarás que las oportunidades de cuidado y salud son muy limitadas.”

La salud o el acceso a cuidados médicos son un tabú en la mayoría de las comunidades rurales de Pakistán. Las mujeres ni siquiera pueden ir a un centro de atención médica por su cuenta; tienen que ser acompañadas por su esposo o suegra. “La gente espera que las mujeres que tengan y críen niños, pero se les descuida su salud por completo”.

Hay una paciente que nunca pudo sacarse de la cabeza: una historia que la hizo reflexionar. Cuando Sara trabajaba en el hospital público más grande Karachi, casi al inicio de su carrera, hubo una temporada de monzones (lluvias intensas) particularmente mala y llegó una mujer con siete meses de embarazo de gemelos que no tenía ni la menor idea de que estaba embarazada.

“Ella estaba en estado de sepsis y tenía fiebre”, dijo Sara. “Cuando llegó estaba literalmente verde. Ella y su esposo llegaron al hospital sólo con lo que tenían puesto y unas pocas pertenencias. Su casa, su ganado, todo se lo había llevado las inundaciones. Cuando le pregunté si estaba embarazada, ella me dijo: “No sé”. Su conocimiento de la atención médica era tan limitado que no tenía idea de su embarazo, ni cómo saberlo.

Cuando la tuvimos que operar descubrimos a sus dos bebés, habían muerto hace dos meses. Los había perdido a los cinco meses y no tenía idea. Fue entonces cuando me di cuenta de que venía de un lugar donde no había un solo proveedor de atención médica para decirle que estaba embarazada. Murió dos horas después debido a la infección”.

Sara se encontró un punto de inflexión, personal y profesional. Sabía que era hora de volver al trabajo, pero esta vez tendría que ser de acuerdo con sus condiciones. Sabía que había doctoras, como ella, ansiosas por ejercer la medicina. ¿Qué pasaría si ella las conectara con mujeres en áreas con poco o ningún servicio de atención médica y las ayudara a tomar el control de su salud? Y fue así como comenzó el viaje de Sara en la creación de Sehat Kahani.

Sehat Kahani, que se traduce como “historia de la salud” en Urdu, es una empresa social que ayuda a las mujeres médicas a brindar atención asequible a las comunidades subatendidas de todo Pakistán. La compañía administra pequeñas clínicas donde una visita es muy parecida a cualquier otro viaje al consultorio del médico, excepto que el médico se comunica a través de la pantalla de una computadora. A través de consultas en línea, videoconferencias e intercambio de información, los pacientes de bajos ingresos obtienen acceso a cuidados de alta calidad y las enfermeras están a su disposición para registrar sus antecedentes médicos y realizar exámenes simples. Es la salud de vanguardia entregada a través del poder de la tecnología.

“Fui con la visión de que las comunidades más remotas de Pakistán deberían estar en capacidad de comprender los problemas de salud”, dijo Sara. “Necesitamos conectar a las personas con una comunidad en línea de médicos que ayudarán a tratar sus problemas de salud”.

Construir Sehat Kahani no fue fácil en un país como Pakistán, donde los recursos son escasos y tanto la burocracia como las tradiciones culturales pueden dificultar que los proyectos se desarrollen. Y, por supuesto, fue particularmente difícil como mujer empresaria en una sociedad históricamente patriarcal. “A menudo, soy la única mujer en la sala haciendo una presentación”, dijo Sara. “Cuando entro en la habitación tengo la sensación de que no debería estar allí. Pero esa transgresión es importante. Porque es necesario que una mujer comience a hablar en estos espacios, por que o si no ¿cómo van a saber que hay voces femeninas que se deben escuchar?”

“A nadie le gusta fracasar. A nadie le gusta el rechazo “, dijo Sara. “El rechazo viene por momentos, y llega muy rápido, una y otra vez. Pero si quiero tirar la toalla, voy a la oficina a una de mis comunidades y paso unas horas en mis clínicas. Eso me da la inspiración para comenzar a trabajar de nuevo “.

Hoy, Sehat Kahani es la compañía de telesalud más grande de Pakistán, con 14 centros que atienden a más de 40,000 pacientes. La pasión de Sara por construir la empresa social, y el éxito que ha tenido hasta ahora, no solo le ha dado una nueva confianza sino que también ha ayudado a su familia a abrir sus mentes y repensar sus tradiciones. Inicialmente, no estaban muy seguros de qué hacer con esas ganas de Sara para comenzar su propia empresa. Su padre y su esposo pensaron que podría ayudar con su depresión posparto, tal vez lo haría por unos años y luego tendría otro bebé y volvería su atención a la familia.

“Con el tiempo, vieron la seriedad y la pasión”, dijo. “Me ayudó cuando la organización comenzó a ganar premios y mi trabajo también fue reconocido. Con el tiempo, han cambiado, cambiaron su mentalidad y sus valores culturales. Estoy casada y tengo una familia muy tradicional, donde las mujeres se quedan en casa y cuidan a los niños. Una mujer que viajaba sola a las comunidades o de noche era algo completamente inaudito. Pero se adaptaron y muy rápido. Han sido absolutamente comprensivos “.

Ahora Sara es madre de dos hijos y trabaja arduamente para llevar a Sehat Kahani al siguiente nivel. Ella espera inspirar a otras mujeres a seguir su ejemplo. “Si tienes una visión, no tengas miedo de hablar”, dijo. “Si tienes una pregunta, no tengas miedo de preguntarla. Si tienes una respuesta al problema, no tengas miedo de hablar en público.”

Como mujeres, estamos condicionadas a quedarnos calladas. Estamos condicionadas a disfrazar nuestros sentimientos y no dejarlos salir, eso está muy mal, si estás en una habitación y tienes una visión o una idea, busca personas que la respalden y luego aventurate y ve por ella. La gente te va a cuestionar, habrá barreras, pero si vives un día a la vez, hay soluciones que pueden avanzar “.

El Programa de Fellows de Acumen es un programa que ayuda a desarrollar habilidades de liderazgo, y brinda herramientas para que aquellos líderes sociales puedan convertirse en agentes de cambio en sus comunidades, proyectos o iniciativas.

Queremos compartir algunas de las historias de nuestros fellows para que puedas tener una idea de las personas que ya hacen parte de la comunidad y de quienes podrías aprender. Como podrás ver los Fellows de Acumen tienen diversos perfiles, vienen de muchos sectores y cuentan con diferentes contextos, pero tienen en común el mismo hilo conductor: el impacto social.

En Colombia estamos en la búsqueda de esos líderes que trabajan día a día por sus comunidades. Las aplicaciones al Programa de Fellows de Acumen ya cerraron, pero si te interesa ser el primero en recibir información para las inscripciones del próximo año haz click aquí. 

Other Articles From Our Blog

Acumen Blog

Marta del Rio Wins SDG Challenge for Female Entrepreneurs

Read More

Acumen Blog

Here’s How You Can Become an Acumen Fellow

Read More

Acumen Blog

These 7 Acumen Fellows are the Leaders the World Needs Today

Read More

Get Our Newsletter To Stay Up To Date